El equipamiento informático y audiovisual destinado a usuarios es clave para el Taller Claror para poder dar continuidad a las actividades dirigidas a personas con discapacidad intelectual del Alt Urgell. Y ha sido una herramienta relevante y especialmente útil durante los momentos más críticos del confinamiento debido a la pandemia por Covid19. Por ello, desde PEUSA estamos contentos de contribuir a que el Taller Claror pueda adquirir estos recursos tecnológicos. Recientemente se han utilizado para registrar sesiones de actividad física, clases de música y talleres de teatro para ser impartidos a distancia, entre otros. También se han registrado entrevistas como parte del proyecto Voces de la entidad, que actualmente atiende 25 personas entre los 20 y los 60 años.

“Si no fuera por las nuevas tecnologías, nos habríamos quedado totalmente aislados a causa de la pandemia”, explica Carmen Sebastián, directora del Taller Claror. “Gracias a las tabletas y los ordenadores podemos proponer a las personas que tomen parte en talleres formativos y también continuar con las sesiones habituales de fisioterapia, por ejemplo”. La facilidad de conexión por videoconferencia ha permitido también mantener un vínculo fluido, por ejemplo, con una experiencia similar en la ciudad de Balaguer.

El grueso de la actividad del Taller se cubre gracias a ser un centro concertado con un equipo de especialistas en trabajo ocupacional, trabajo social, logopedia y fisioterapia, entre otros. Para seguir impulsando los servicios de taller ocupacional, hogar-residencia y club deportivo es importante la colaboración de empresas y organizaciones: “sin la aportación de entidades tales como pies no podríamos poner en marcha actividades básicas para los usuarios”, apunta Carmen Sebastián.

“Si no fuera por las nuevas tecnologías, nos habríamos quedado totalmente aislados debido a la pandemia”

Carmen Sebastián, directora del Taller Claror

Jardineria, paper i informàtica

El dia a dia de la dedicació ocupacional contempla tasques de jardineria, així com manipulats sobretot de paper, venda de mobles de segona mà i també feines que impliquen tractar amb noves tecnologies. La dedicació de les persones del Taller Claror és tan versàtil com diversa i s’adapta a la demanda, tant d’empreses com d’entitats i administració.  “Ens adaptem a la situació i treballem molt amb noves tecnologies”, comenta la seva directora, “l’Ajuntament de la Seu impulsa el projecte Punt Òmnia en què diverses entitats ens ofereixen suport informàtic”.

La pandemia por Covid19 ha modificado muchísimo la actividad del centro, que vuelve a emprender su tarea presencial en septiembre, con todas las medidas y reservas que sean necesarias.

Podéis daros de alta como socios del Taller Claror para apoyarlo y uniros a los actuales 300 miembros que tiene la entidad, y que son desde personas individuales, hasta empresas, entidades y organizaciones, vinculadas directamente con la salud mental y sin este vínculo.

Si no et vols perdre les últimes notícies…