El impacto económico y social de la pandemia debido al coronavirus ha sido especialmente intenso en familias con pocos recursos. En el Alt Urgell, la entidad sin ánimo de lucro La Seu Solidària ha visto como las necesidades de las personas a las que atiende se han multiplicado por dos en los últimos meses. Sobre todo, con respecto a la campaña Alimentos en vacaciones, que consiste en distribuir productos de primera necesidad entre las personas que más lo necesitan y con una especial atención a los niños. “La situación actual es especialmente crítica, con familias afectadas por Expedientes de Regulación de Empleo, dificultades para mantener la vivienda y contingencias diversas”, explica Lourdes Porta de la Junta de La Seu Solidaria.

La actuación se intensifica durante las vacaciones de verano, justamente cuando los comedores escolares cierran. Para garantizar justicia social, la distribución de alimentos se lleva a cabo con criterios de proximidad y en colaboración con el Consorci d’Atención a les Persones de l’Alt Urgell, que es quien identifica los núcleos familiares o personas solas que requieren más atención. La iniciativa parte de la voluntad de contribuir a la igualdad de oportunidades y la mejora de la nutrición de niños y niñas y, en general, de los más desfavorecidos.

El objetivo de La Seu Solidària es reducir la brecha social y educativa que ha creado el paro de la economía y contribuir a una alimentación adecuada para un correcto desarrollo.

Alimentos y educación, en el punto de mira

Desde PEUSA contribuimos a esta acción, que nos parece especialmente crítica en el contexto actual. Y lo hacemos tanto en la campaña de verano como en la de invierno, ya sea mediante Alimentos en vacaciones en verano, como en el Gran Recapte para el Banco de Alimentos.

“Contar con la ayuda de PEUSA nos facilita poder dedicar más recursos a otros proyectos relacionados con la educación, por ejemplo, que para nosotros también es prioritaria”, explica Lourdes Porta de la Junta de La Seu Solidària. Aparte de la alimentación, se ofrece a las familias también un servicio gratuito de ropero, según sus necesidades. “La contribución de PEUSA se adapta según las necesidades y el año 2020 se ha intensificado debido a la pandemia por coronavirus”, se apunta desde la Junta de La Seu Solidària.

El origen de Alimentos en vacaciones se remonta a 5 años atrás, a lo largo de los cuales la entidad ha incorporado mejoras a raíz de la evaluación periódica impulsada por la propia entidad, como por las entidades colaboradoras y por los usuarios.

Inglés y libros de texto

Las lecciones de inglés para niños en situación de riesgo social, las becas para comprar libros de texto, el servicio de ropero y las ayudas puntuales a familias son otras iniciativas que impulsa la organización. También se involucra en la campaña de recogida de material escolar, el proyecto de acompañamiento educativo y el taller de memoria en La Llar de Sant Josep de la Seu, por citar algunos.

Como organización no gubernamental laica y apolítica, La Seu Solidària trabaja para conseguir un mundo más justo e igualitario. La integran personas que se dedican de manera voluntaria, de edades diversas y de diferentes campos profesionales. Su actuación se centra en el Alt Urgell y en la ciudad de la Seu, si bien también plantea proyectos de cooperación en países en vías de desarrollo, como Colombia, Senegal y Burkina Faso. Obtiene los recursos económicos de la cuota de sus socios, de donaciones privadas y de subvenciones de la administración pública.

Cualquier persona puede involucrarse con La Seu Solidària, ya sea con tareas de voluntariado, haciéndose socia o haciendo algún tipo de contribución o donación.

Si no et vols perdre les últimes notícies…